mayo 16, 2022

Un mejor sueño puede significar un mejor sexo para las mujeres

Dormir bien podría ser la mejor receta para la satisfacción sexual entre las mujeres mayores, sugiere un nuevo estudio. Las mujeres que no lograban un sueño reparador de forma rutinaria tenían casi el doble de probabilidades de informar problemas sexuales, como falta de deseo o excitación, hallaron los investigadores.

Las mujeres que no lograban un sueño reparador de forma rutinaria tenían casi el doble de probabilidades de informar problemas sexuales
Foto de Flo Maderebner en Pexels

Disfunción sexual

«La disfunción sexual … se define como la presencia de problemas sexuales asociados con la angustia, y esta relación se observó entre la mala calidad del sueño y un mayor riesgo de problemas en todos los dominios del funcionamiento sexual, incluidos el deseo, la excitación, la lubricación, el orgasmo, la satisfacción y el dolor». dijo la autora del estudio, la Dra. Juliana Kling. Es profesora asociada de medicina y presidenta de medicina interna para la salud de la mujer en Mayo Clinic Arizona en Scottsdale.

Los investigadores no pudieron decir cómo, o incluso si, los problemas de sueño causan problemas sexuales o viceversa.

«La mala calidad del sueño puede influir negativamente en la salud y provocar síntomas diurnos como falta de concentración y fatiga, [que] pueden afectar negativamente el funcionamiento sexual», dijo Kling. «Alternativamente, es plausible que la angustia personal asociada con la disfunción sexual pueda contribuir a la alteración de la calidad del sueño».

75% tenía mala calidad del sueño

El estudio incluyó a más de 3.400 mujeres con una edad promedio de 53 años. De estas mujeres, el 75% tenía mala calidad del sueño y el 54% reportó disfunción sexual (según lo medido con herramientas de investigación validadas). También se pidió a las mujeres que calificaran su nivel de angustia por su vida sexual o la falta de ella.

Las mujeres que informaron dormir mal tenían más probabilidades de experimentar disfunción sexual, y esto se mantuvo incluso después de que los investigadores ajustaron otros factores que se sabe que afectan el sueño y el sexo, como el estado de la menopausia.

Las mujeres del estudio que dormían regularmente menos de cinco horas por noche también tenían más probabilidades de informar problemas sexuales, pero esto no se consideró estadísticamente significativo.

Optimizar la calidad del sueño puede mejorar su vida sexual, sugirió Kling.

«Después de ser evaluado por su médico por trastornos respiratorios del sueño u otros problemas médicos que puedan afectar el sueño, se recomienda una buena higiene del sueño», dijo. Esto incluye evitar la cafeína después del mediodía, mantener una rutina y un horario estrictos a la hora de acostarse y no usar el teléfono o la computadora en la cama.

Poca investigación sobre el sueño y la salud sexual

El estudio se publicó recientemente en línea en la revista Menopause: The Journal of The North American Menopause Society. Jennifer Martin es profesora de medicina en la Escuela de Medicina David Geffen de UCLA y miembro de la Junta Directiva de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño. Ella dijo: «Hay muy poca investigación sobre el sueño y la salud sexual, especialmente en las mujeres, y este estudio contribuye mucho a nuestra comprensión de las consecuencias negativas del sueño deficiente».

El primer paso es consultar a un médico sobre la disfunción sexual, para descartar cualquier causa subyacente y potencialmente tratable, dijo Martin, que no participó en el nuevo estudio. Consulte a un especialista en sueño si la falta de sueño le está afectando durante el día, ha estado ocurriendo durante tres meses o más y ocurre al menos tres veces por semana, aconsejó.

Los trastornos del sueño son tratables, dijo Martin. La terapia cognitivo-conductual, que ayuda a cambiar los pensamientos y comportamientos que le impiden dormir bien, es especialmente eficaz para el insomnio, que es el trastorno del sueño más común en las mujeres, agregó.