mayo 17, 2022

Cómo la lluvia radiactiva captura las antigüedades falsas

¿Cómo es posible esto? ¿Qué tiene que ver la lluvia radioactiva con las falsas antigüedades? Hay ciertos isótopos que no existían en absoluto en el entorno natural, o aparecieron en proporciones menores, antes de la detonación de la bomba nuclear en 1945.

lluvia radiactiva

Ahora, los curadores y coleccionistas pueden probar estos nuevos elementos en cosas como pinturas o supuestas botellas antiguas de whisky para saber si se trata de algo real o falso. Si tienes alguna inquietud sobre este tema, solo sigue leyendo este artículo y descubrirás algo fascinante, algo que jamás te hubieras imaginado saber.

Además de las dos bombas atómicas lanzadas sobre Japón, se detonaron más de 2.000 bombas nucleares en todo el mundo con fines de prueba o demostración. No es de extrañar que esta enorme cantidad de explosiones no se produzca sin un impacto ambiental. 

Los isótopos cesio-137 y estroncio-90 en pinturas

Uno de esos cambios es la presencia de los isótopos cesio-137 y estroncio-90, ninguno de los cuales existía en la naturaleza antes de la bomba atómica. Desde entonces, estos isótopos se han introducido en el suelo donde son absorbidos por plantas, como la linaza y el lino, que se utilizan para crear pinturas al óleo. Incluso después de procesar las plantas, estos isótopos permanecen en la pintura.

Debido a que la primera bomba nuclear no detonó hasta 1945, cualquier arte creado antes de ese momento no debe contener cesio-137 ni estroncio-90. Entonces, si alguien está tratando de hacer pasar una pintura famosa anterior a 1945 como legítima, los curadores de arte inteligentes ahora pueden probar estos dos isótopos para identificar incluso las falsificaciones más convincentes. Si se encuentran los isótopos, la pintura es obviamente una falsificación.

El carbono-14 y el carbono-12 en el vino y el whisky

De manera similar, antes de la bomba atómica, el carbono-14 y el carbono-12 existían en el medio ambiente en una proporción igual. Sin embargo, después de décadas de pruebas nucleares, ahora hay más carbono-14 en la atmósfera y, en consecuencia, por lo que quiere decir que, hay más carbono-14 en todos los seres vivos. Las plantas utilizadas para hacer bebidas alcohólicas no son una excepción, lo que significa que los aficionados pueden probar las proporciones de carbono de su vino o whisky antes de entregar decenas de miles de dólares por una botella de 200 años.

Por cierto, los científicos que realizan el análisis han encontrado más fraudes que muestras auténticamente antiguas.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *