febrero 3, 2023

Hallan una cabeza de Hércules entre los restos del famoso naufragio donde se recuperó el ‘Mecanismo de Anticitera’

Un naufragio romano de 2000 años de antigüedad frente a la costa de Anticitera, una isla griega que albergaba en sus inmediaciones la computadora analógica más antigua conocida, ha vuelto a compartir recientemente más tesoros con el mundo.

Una cabeza de mármol de tamaño más grande que el natural de un hombre barbudo fue extraída de las profundidades y los arqueólogos dicen que podría ser la pieza que le falta a la estatua sin cabeza denominada ‘Hércules de Anticitera’. Dicha estatua, que fue encontrada en 1901, se halla en la actualidad en el Museo Arqueológico Nacional de Grecia.

En el barco hundido también se encontraron dos dientes humanos, que se analizarán para revelar a quiénes pertenecían. “Se espera extraer información importante de estos dos dientes humanos, descubiertos en un aglomerado sólido de depósitos marinos junto con fragmentos de cobre, madera y otros materiales propios de un desastre marítimo”, indicó el equipo, dirigido por el Hellenic Ephorate of Underwater Antiquities, según relatan en la web antikythera.org.gr

«El análisis genético e isotópico de los dientes podría ser útil para deducir información sobre el genoma y otras características relevantes sobre el origen de los individuos a los que pertenecían».

El equipo también recolectó muestras de sedimentos del lugar de descanso final del barco, lo que permitió un microanálisis que conducirá a un mejor conocimiento de las dimensiones y la posición precisa del naufragio.

«Junto con el análisis de artefactos en curso, las prácticas micro-araqueológicas recientemente aplicables mejorarán la capacidad de reconstruir con precisión la disposición de los restos y las condiciones del hundimiento del barco ocurrido en algún momento durante la primera mitad del siglo I a.C.», enfatiza el equipo de investigación.

La cabeza de mármol es tan grande que el equipo tuvo que atarla con fuertes cintas para sacarla a la superficie.

En 1901, buzos que buscaban esponjas frente a la costa de Anticitera, una isla griega en el mar Egeo, se toparon con un naufragio de la era romana que contenía una calculadora astronómica altamente sofisticada, la computadora analógica más antigua conocida.

Desde entonces, el Mecanismo de Anticitera, como es conocido, ha cautivado a la comunidad científica y al mundo con asombro, pero también ha provocado una investigación de más de un siglo sobre cómo una civilización antigua diseñó un dispositivo tan increíble.

Mecanismo de Anticitera (fragmento A – anverso).

El mecanismo, altamente complejo, está compuesto por hasta 40 dientes y engranajes de bronce, y se utilizó en la antigüedad para rastrear los ciclos del sistema solar. Los escaneos también revelaron que el mismo estaba alojado originalmente en un marco de madera rectangular con dos puertas, cubierto de instrucciones para su uso. En la parte delantera había una sola esfera que mostraba el zodíaco griego y un calendario egipcio. En la parte posterior había dos diales más que mostraban información sobre los ciclos lunares y los eclipses. La calculadora habría sido posible ponerla en movimiento mediante una manivela., y podía rastrear los movimientos de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, los únicos planetas conocidos en ese momento, la posición del Sol y la ubicación y las fases de la Luna.

Los científicos han sugerido que el mecanismo podría haber estado relacionado de alguna manera con Arquímedes, después de que un estudio encontró ese lenguaje inscrito en el dispositivo, dado que las inscripciones sugerían que había sido fabricado en Corinto o en Siracusa, donde vivía Arquímedes. Sin embargo, Arquímedes murió en el 212 a. C., mientras que se cree que el barco que transportaba el dispositivo se hundió entre el 85 y el 60 a C.

Fuentes: noticiasdelmundo.news | antikythera.org.gr | 21 de junio de 2022