junio 26, 2022

La Tierra puede volcarse sobre su eje

la tierra puede volcarse sobre su eje

Nuestro planeta se puso patas arriba hace 84 millones de años cuando los dinosaurios caminaron sobre la tierra. Más precisamente, se produce un fenómeno llamado desplazamiento del polo real, capaz de cambiar la inclinación de un cuerpo celeste con respecto a su eje y provocar un «bamboleo». Hay algunos estudios que corroboran que la Tierra puede volcarse sobre su eje y esto puede generar graves problemas para la humanidad y la vida tal y como la conocemos.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cómo la Tierra puede volcarse sobre su eje y qué consecuencias puede tener.

La Tierra puede volcarse sobre su eje

Estudio sobre la tierra puede volcarse sobre su eje

Un verdadero cambio de polos ocurre cuando los polos geográficos norte y sur de la Tierra cambian significativamente, lo que hace que la corteza sólida se voltee hacia el manto superior líquido que protege el núcleo. Ni el campo magnético ni la vida en la Tierra se vieron afectados, pero la roca desplazada registró la perturbación en forma de datos paleomagnéticos.

“Imagina que observas la Tierra desde el espacio”, explica Joe Kirschvink, geólogo del Instituto de Tecnología de Tokio (Japón), y uno de los autores. «La verdadera deriva polar da la impresión de que el planeta se está inclinando hacia un lado, cuando lo que en realidad sucede es que la superficie rocosa (el manto sólido y la corteza) se arremolina sobre el manto líquido y alrededor del núcleo exterior».

«Muchas rocas registraron la orientación del campo magnético local a medida que se formaban, de forma similar a como la cinta registra la música», explicó el instituto en un comunicado. Por ejemplo, los diminutos cristales de magnetita que forman los magnetosomas ayudan a varias bacterias a orientarse y alinearse con precisión con los polos magnéticos. A medida que las rocas se solidificaban, quedaron atrapadas y formaron «agujas de brújula microscópicas», que indicaban dónde estaba el polo y cómo se movía durante el Cretácico tardío.

Además, este registro del campo magnético nos permite saber qué tan lejos está la roca del extremo: en el hemisferio norte, si es perfectamente vertical, significa que está en el polo, mientras que si es horizontal, eso la ubica en el ecuador. Un cambio en la orientación de las capas correspondientes a la misma era indicaría que el planeta «se tambalea» sobre su eje.

Estudios sobre si la Tierra puede volcarse sobre su eje

desviacion del eje

Para encontrar señales de este fenómeno, otro autor, el profesor Ross Mitchell del Instituto de Geología y Geofísica de Beijing, China, recordó un lugar perfecto que analizó cuando era estudiante. Se trata del lago Apiro, en los montes Apeninos, en el centro de Italia, donde la piedra caliza se formó exactamente en el momento en que les interesaba investigar: hace entre 1 y 65,5 millones de años, fecha aproximada de la extinción de los dinosaurios.

Impulsados ​​por la hipótesis del verdadero desplazamiento polar, los datos recopilados en piedra caliza italiana sugieren que la Tierra se inclinó unos 12 grados antes de corregirse. Después de inclinarse, o «volcarse», nuestro planeta cambió de rumbo y finalmente dibujó un arco de casi 25°, que los autores definen como un «compensación total» y un «yoyo cósmico» que dura unos 5 millones de años.

Investigaciones anteriores negaron la posibilidad de un verdadero desplazamiento polar al final del período Cretácico, apostando por la estabilidad del eje de la Tierra durante los últimos 100 millones de años, «sin recopilar suficientes datos del registro geológico», señalaron los autores del trabajo. «Esa es una de las razones por las que este estudio y su gran cantidad de hermosos datos paleomagnéticos son tan refrescantes», agregó el geofísico Richard Gordon de la Universidad Rice en Houston en los comentarios.

Explicación científica

giro de los ejes terrestre

La Tierra es una esfera en capas con un núcleo interno de metal sólido, un núcleo externo de metal líquido y un manto y una corteza sólidos que dominan la superficie en la que vivimos. Todos ellos giran como un trompo, una vez al día. Debido a que el núcleo externo de la Tierra es líquido, el manto sólido y la corteza pueden deslizarse sobre él. Las estructuras relativamente densas, como las placas oceánicas en subducción y los grandes volcanes como el de Hawái, prefieren estar más cerca del ecuador.

A pesar de este desplazamiento de la corteza, el campo magnético de la Tierra es generado por corrientes en el metal líquido convectivo Ni-Fe en el núcleo externo. En escalas de tiempo largas, el movimiento del manto y la corteza suprayacentes no afecta el núcleo de la Tierra, porque esas capas de roca suprayacentes son transparentes al campo magnético de la Tierra. En cambio, los patrones de convección en este núcleo externo se ven obligados a bailar alrededor del eje de rotación de la Tierra, lo que significa que el patrón general del campo magnético de la Tierra es predecible, extendiéndose de la misma manera que las limaduras de hierro se alinean en pequeñas varillas magnéticas.

Entonces, los datos brindan información excelente sobre la orientación geográfica de los polos norte y sur, y la inclinación brinda la distancia desde los polos (el campo vertical significa que estás en los polos, el campo horizontal significa que estás en el ecuador). Muchas rocas registran la dirección de los campos magnéticos locales a medida que se forman, al igual que las cintas graban música. Por ejemplo, los diminutos cristales del mineral magnetita producido por algunas bacterias en realidad se alinean como diminutas agujas de brújula y quedan atrapados en los sedimentos a medida que la roca se solidifica. Este magnetismo «fósil» se puede utilizar para rastrear dónde se ha movido el eje de rotación en relación con la corteza terrestre.

«Imagínese mirar la Tierra desde el espacio», explica el autor del estudio Joe Kirschwenk del Instituto de Tecnología de Tokio, donde tiene su sede ELSI. «La verdadera deriva polar parece que la Tierra se está inclinando hacia un lado, cuando lo que en realidad sucede es que toda la capa exterior rocosa de la Tierra (manto sólido y corteza) gira alrededor del núcleo exterior líquido». Se ha producido una verdadera deriva polar, pero los geólogos siguen debatiendo si se han producido en el pasado grandes rotaciones del manto y la corteza terrestres.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre si la Tierra puede volcarse sobre su eje.