mayo 16, 2022

Las bacterias intestinales pueden influir en su salud mental

Los investigadores de VIB-KU Leuven han identificado varias bacterias intestinales que pueden estar relacionadas con la depresión. Sus hallazgos proporcionan más evidencia de que nuestras bacterias intestinales producen sustancias con un impacto potencial en nuestra salud mental.

Jeroen Raes y su equipo en VIB-KU Leuven examinaron las heces de 1.054 participantes en el Proyecto Flamenco de Flora Intestinal y combinaron esta información con diagnósticos de depresión en el mismo grupo.      

bacterias intestinales

Descubrieron que los géneros bacterianos Coprococcus y Dialister están ausentes en las heces de los individuos deprimidos. Estos resultados se confirmaron en un grupo separado de 1.063 participantes en el proyecto Dutch LifeLines y en un grupo de pacientes clínicamente deprimidos en los Hospitales Universitarios de Lovaina. 

Las bacterias intestinales y la salud mental: un dúo controvertido

Profesor Jeroen Raes: «La relación entre la flora intestinal y la salud mental es un tema controvertido en el microbioma de la investigación. La idea de que las sustancias producidas por los microorganismos en nuestro cuerpo tienen un impacto en nuestro cerebro, y por extensión, en nuestro comportamiento y emociones es intrigante. Pero, hasta ahora, este vínculo se ha estudiado principalmente en modelos animales más que en seres humanos. En nuestro estudio a nivel de población, pudimos identificar varios grupos de bacterias que parecen correlacionarse con la depresión y la calidad de vida en un grupo diverso de personas«.

En estudios anteriores, el profesor Raes y su equipo ya habían identificado una comunidad microbiana o enterotipo conocido como Bacteroides2, que es más frecuente entre los pacientes con enfermedad de Crohn. En su estudio actual, se sorprendieron al descubrir que un enterotipo similar está relacionado con la depresión y la salud mental reducida. 

Esta investigación proporciona más evidencia de que Bacteroides2 puede tener un impacto negativo. Las comunidades microbianas vinculadas a enfermedades intestinales parecen compartir ciertas características con aquellas vinculadas a una salud mental reducida.

Nueva caja de herramientas para la investigación

Los investigadores también desarrollaron una técnica informática para identificar qué bacterias intestinales pueden tener un impacto en el sistema nervioso humano. 

Al analizar el genoma de más de 500 bacterias intestinales, recopilaron un catálogo de bacterias que producen sustancias con un impacto potencial en nuestro cerebro y sistema nervioso. Algunas de estas bacterias incluso producen bastantes de estas sustancias. 

Con esta nueva técnica hace posible identificar bacterias que pueden tener un impacto en nuestra salud mental y desentrañar el mecanismo subyacente.

En nuestro intestino se producen muchas sustancias que pueden influir en el cerebro y el sistema nervioso. Mediante estas nuevas herramientas en investigación hacen posible identificar las bacterias que pueden tener un impacto en nuestra salud mental y desentrañar el mecanismo subyacente. Por un lado, se descubrió que la capacidad de los microorganismos de producir DOPAC una sustancia vinculada al neurotransmisor dopamina, se asocia con una mejor calidad de vida mental.

Bacterias intestinales: proyecto Flamenco de Flora Intestinal, parte 2

Los resultados de estos análisis bioinformáticos aún deben confirmarse en experimentos adicionales, pero ya son útiles para dirigir y acelerar la investigación futura del microbioma-cerebro humano. 

Jeroen Raes y su equipo están preparando actualmente otra ronda de muestreo para el Proyecto Flamenco de Flora Intestinal, que comenzará la próxima primavera.  

Fuente

https://nieuws.kuleuven.be/en/content/2019/gut-bacteria-depression

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *