noviembre 27, 2022

Muere el “Hombre del agujero”: el último miembro conocido de una tribu amazónica no contactada

Ahora se completa un genocidio lento, con la noticia de que el llamado “Hombre del Agujero”, que se cree era  el último habitante del Territorio Indígena Tanaru, Brasil, ha muerto. El hombre, cuyo verdadero nombre nunca se sabrá, fue el único sobreviviente de una serie de masacres aparentemente destinadas a destruir a su pueblo para que su tierra estuviera disponible para la explotación.

El Hombre del Agujero pertenecía a una tribu que vivía en el estado de Rondonia, en lo profundo de la selva amazónica. Resistieron todos los intentos de contacto con ellos por parte de sociedades externas. Los madereros y ganaderos han codiciado durante mucho tiempo la tierra de este pueblo, y una serie de masacres eliminó un obstáculo importante. Sin embargo, nunca nadie ha sido condenado.

La agencia indígena del gobierno brasileño FUNAI observó el área. Desde una masacre a mediados de la década de 1990, han encontrado evidencia de un solo sobreviviente, que cavó hoyos profundos, a veces para esconderse y refugiarse, a veces con estacas afiladas. Como era de esperar, las atrocidades cometidas contra sus semejantes no lo hicieron más entusiasta para responder a los esfuerzos por establecer contacto.

Sin embargo, FUNAI dejó herramientas y semillas tradicionales donde podía acceder a ellas. Altair Algayer de FUNAI mantuvo al mundo al tanto de la supervivencia del hombre y pudo ampliar el territorio legalmente reservado para él.

Ahora, el Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas Aislados y Recién Contactados (OPI) ha informado de su muerte.

Las masacres que acabaron con los familiares del hombre comenzaron en la década de 1970, cuando Brasil estaba bajo el régimen militar, y continuaron hasta la década de 1990 bajo varios gobiernos elegidos democráticamente. Se cree que en algún momento, los rancheros ilegales dejaron azúcar mezclada con veneno para ratas como un “regalo”, matando a todos menos al Hombre.

Funcionarios de la FUNAI que habían estado monitoreando su bienestar desde la distancia encontraron su cuerpo en una hamaca. Se había colocado plumas de colores brillantes alrededor de su cuerpo, lo que posiblemente sugería que se había preparado para la muerte. Se estimó que tenía alrededor de 60 años.

Aunque es demasiado tarde para el Hombre del Agujero y su gente, lo que viene a continuación podría resultar crucial para otras poblaciones de las Primeras Naciones, particularmente en Brasil. Los propietarios de los ranchos ganaderos que rodean el Territorio, incluidos los responsables de la matanza de la gente del Hombre, probablemente argumentarán que su muerte hace que su tierra esté disponible para la explotación económica. Sin embargo, esto enviaría un mensaje desastroso a los intereses comerciales en otros lugares sobre las consecuencias de nuevas masacres.

FUNAI ha estimado que hay 113 tribus no contactadas que viven solo en la parte brasileña del Amazonas, junto con muchas más que han conservado su estilo de vida a pesar del contacto.

Fuente: cerebrodigital