septiembre 26, 2022

¿Qué sucedería al quemar selva amazónica por completo?

Está a sido una pregunta que se han hecho muchos investigadores durante años y aquí, por fin le damos respuesta a esa grandiosa caja de Pandora, comenzando con la siguiente pregunta:¿Perdería la Tierra realmente el 20% de su oxígeno, o hay otras sorpresas más premonitorias que nos esperarían en su lugar?

Hablando metafóricamente, la vasta selva tropical en la cuenca del río Amazonas de América del Sur a menudo se llama “los pulmones del planeta”. Algunas personas afirman que la selva amazónica es el único responsable del 20 % de oxígeno de la Tierra, pero es esto realmente cierto? A medida que la región experimenta más incendios en 2019 de los que ha visto en casi una década, algunas personas se preguntan qué pasaría con el suministro de oxígeno de la Tierra si todo el Amazonas se consumiera.

la selva amazonica

¿Al quemar la selva amazónica, perderiamos un 20% de oxígeno?

La respuesta corta es no, la Tierra no perdería el 20% de su oxígeno si se perdiera la selva amazónica. Muchos de nosotros aprendimos en la escuela que las plantas producen oxígeno como un subproducto de la fotosíntesis y, por lo tanto, parece razonable pensar que una de las regiones visibles de fotosíntesis más grandes del planeta podría ser la principal fábrica de oxígeno de la Tierra. 

Sin embargo, las relaciones entre los bosques tropicales y el oxígeno son un poco más complicadas. Por supuesto, las plantas en crecimiento producen oxígeno y las selvas tropicales son grandes contribuyentes, pero es importante recordar que las plantas muertas y en descomposición, así como las plantas en llamas, consumen oxígeno para liberar dióxido de carbono como subproducto durante la descomposición y la combustión. 

A menudo la proporción entre una planta que produce oxígeno en vida y que también consume oxígeno en la muerte es de 1:1, por lo que muchos científicos atmosféricos no ven el Amazonas, las selvas tropicales de la Tierra o incluso los bosques de la Tierra en su conjunto como productores netos de oxígeno, al menos en un sentido apreciable, porque todas las plantas mueren tarde o temprano.

Las algas marinas, brindan una gran cantidad de oxígeno

El exceso de oxígeno de la Tierra, es decir, la materia que constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, proviene de las algas marinas. Las algas marinas florecen en los océanos, se asientan en la superficie y aprovechan los nutrientes que se agitan en el agua de mar y extraen el dióxido de carbono de la atmósfera. 

Mientras viven las algas, utilizan dióxido de carbono para crecer y liberan oxígeno a la atmósfera. Sin embargo, cuando mueren, las algas no se descomponen en la superficie del océano, por lo que no extraen de la atmósfera la misma cantidad de oxígeno que producían en vida. 

En cambio, las algas se hunden; alunas algas muertas consumen oxígeno disuelto en agua de mar y se descomponen en gran medida o por completo a medida que se hunden, liberando el carbono almacenado en su cuerpo en el agua. 

Sin embargo, otros se hunden lo suficientemente profundo como para caer por debajo de las capas oxigenadas del océano antes de descomponerse en serio, aterrizan en el fondo del océano casi intactos, por lo que el carbono de sus cuerpos se mantiene y durante millones de años, este proceso da como resultado una ganancia neta de oxígeno en la atmósfera terrestre.

Al quemar la selva amazónica, agrega grandes cantidades de dióxido de carbono

Aunque la quema del Amazonas no tendrá un efecto apreciable en los niveles de oxígeno, la quema agregará enormes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que fortalecerá aún más el calentamiento global y producirá cambios climáticos más severos. Y hay otras consecuencias a largo plazo muy graves por destruir la región con mayor biodiversidad de la Tierra. 

quemar la selva amazonica

Quemar el Amazonas condenaría a millones de especies vivas a la extinción y destruiría sus hábitats. Muchas de estas plantas, animales y otras formas de vida aún no han sido identificadas por la ciencia. Se cree que el consumo de toda la Amazonía por el fuego cambiaría la región de un espeso bosque de múltiples capas a unsabana compuesta por árboles dispersos y pastos altos.

Si bien este cambio podría atraer a los ganaderos y agricultores (al menos durante algunos años, hasta que se agoten los nutrientes del suelo delgado de la selva tropical), hará mella asombrosa en la biodiversidad del planeta.

Aunque algunas plantas y animales resistentes sobrevivirían para formar parte de este nuevo ecosistema, millones (posiblemente decenas de millones) de especies de insectos y otros invertebrados y miles de especies de plantas y vertebrados (mamíferos, reptiles y especies nativas y migratorias cómo pájaros) no lo haría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.