mayo 16, 2022

¿Sobrevivió la duquesa Anastasia a la ejecución de su familia?

Todos estamos intrigados con la grandiosa historia de Anastasia y que sucedió con ella, así que en este artículo, te contamos todo sobre la historia real y como surgió la pelicula de 1956, en la que Anastasia ofreció un final más esperanzador a las décadas de misterio que siguieron a la ejecución del último zar de Rusia, Nicolás II, y su familia en 1918. En la película, su hija menor, Anastasia, sufre de amnesia y se conoce como nombre Anna. Ingrid Bergman interpretó a Anna, quien, 10 años después del presunto asesinato de la gran duquesa, es persuadida por el estafador Sergei Bounine ( Yul Brynner ) de hacerse pasar por la gran duquesa para reclamar la fortuna de Romanov. 

la verdadera Anastasia probablemente no se reunió con su abuela años después de la Revolución Rusa y se escapó con un encantador estafador. De hecho, probablemente no sobrevivió en absoluto a la ejecución de su familia.

Mientras Anna logra convencer a su adversario más escéptico, la emperatriz viuda Marie Feodorovna, la abuela de Anastasia (interpretada por Helen Hayes), irónicamente parece recordar su identidad real, pero en lugar de asumir su papel imperial, Anna elige fugarse con Bounine. Por más satisfactorio que sea el final de la película, la verdadera Anastasia probablemente no se reunió con su abuela años después de la Revolución Rusa y se escapó con un encantador estafador. De hecho, probablemente no sobrevivió en absoluto a la ejecución de su familia.

Después de que Nicolás II abdicó del trono el 15 de marzo de 1917, él y su familia: su esposa, Alexandra; hijo, Alexis; y cuatro hijas, Olga, Tatiana, María y Anastasia, fueron tomadas cautivas y finalmente se mudaron a una casa en los Urales . En el sótano, ellos y cuatro de sus sirvientes fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento bolchevique el 17 de julio de 1918. Sin embargo, no se encontraron cuerpos de inmediato. 

Además, los informes de Rusia eran tan poco claros que la emperatriz viuda, que había encontrado refugio en Crimea, dudaba de la noticia de la muerte de su familia. Incluso los relatos posteriores de los verdugos fueron tan confusos que invitaron a la especulación, algunos afirmaron que las hijas sobrevivieron a la primera ronda de disparos, habiendo sido protegidas de las balas por joyas cosidas en secreto en sus corsés.

Evidencia de ADN identificaron los cuerpos como el zar, su esposa y tres de sus hijas

Con relatos tan sensacionales de los asesinatos y las caóticas secuelas de la Revolución, todo parecía posible. Los impostores de Romanov surgieron en todo el mundo en las décadas siguientes, ofreciendo fantásticos relatos de escape. La demandante más famosa fue Anna Anderson, cuyo caso permaneció en los tribunales alemanes durante más de 30 años hasta que un fallo de 1970 declaró que no había pruebas concluyentes que probaran que Anderson era o no Anastasia. La enigmática historia de Anderson inspiró la obra francesa en la que se basaron la película de 1956 y la película de animación de 1997 del mismo nombre.

El misterio tomó un giro intrigante a fines de la década de 1990 cuando los científicos que utilizaron evidencia de ADN identificaron los cuerpos encontrados en la década de 1970 como el zar, su esposa y tres de sus hijas. Los cuerpos de Alexis y de una de sus hermanas, sin embargo, no estaban entre los encontrados . 

Debido a que los restos descubiertos habían sido quemados, era difícil decir qué hija de Romanov estaba ausente, y la noticia revivió las especulaciones de que Anastasia había sobrevivido. En 2007 se encontraron los dos cuerpos desaparecidos y poco después fueron identificados como Alexis y probablemente María. Los restos de Anastasia probablemente eran uno de los cuerpos que se habían encontrado antes.

Noventa años después, todos los cuerpos contabilizados, el misterio parecía terminado hasta que la Iglesia Ortodoxa Rusa reabrió el caso en 2015, alegando que las investigaciones científicas se habían manejado mal. Quizás la iglesia, como los fanáticos del cine, prefirió mantener la esperanza de un final más feliz que el oscuro que la mayoría de historiadores aceptan ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *