noviembre 27, 2022

Tres nuevos artículos detallan el desarrollo genético de la población del sur de Eurasia durante más de 15.000 años

Fresco de un caballo del antiguo reino de Urartu en lo que ahora es Armenia y Turquía. Los nuevos análisis de ADN incluyeron a varios individuos asociados con este reino. Imagen: EvgenyGenkin/ CC BY-SA 3.0.

Un vasto estudio paleogenético revela información sobre los patrones de migración, la expansión de la agricultura y el desarrollo del lenguaje del Cáucaso, sobre el oeste de Asia y el sur de Europa, desde principios de la Edad del Cobre hasta finales de la Edad Media.

En un trío de artículos científicos, publicados simultáneamente en la revista Science, los investigadores que llevaron a cabo los estudios al respecto informan sobre el esfuerzo masivo de secuenciación del genoma de 727 individuos antiguos distintos con los que fue posible probar hipótesis arqueológicas, genéticas y lingüísticas planteadas hace mucho tiempo. En este sentido, presentan una imagen sistemática de las historias interrelacionadas de los pueblos de la Región del Arco Sur (entre el oeste de Asia y sur de Europa) desde los orígenes de la agricultura hasta la Baja Edad Media. Los científicos principales incluyen a Ron Pinhasi, del Departamento de Antropología Evolutiva y Evolución Humana y Ciencias Arqueológicas (HEAS) de la Universidad de Viena, a Songül Alpaslan-Roodenberg, de la Universidad de Viena y la Universidad de Harvard, y a Iosif Lazaridis y David Reich, de la Universidad de Harvard, junto con otros 202 coautores.

En el primer artículo, el equipo de investigación internacional investigó la patria y difusión de las lenguas anatolia e indoeuropea. Los resultados genéticos indican que la patria de la familia lingüística indo-anatolia estaba en el oeste de Asia, con solo dispersiones secundarias de indoeuropeos no anatolios de la estepa euroasiática. En la primera etapa, hace alrededor de 7000-5000 años, las personas con ascendencia del Cáucaso se trasladaron al oeste a Anatolia y al norte a la estepa. Algunas de estas personas pueden haber hablado formas ancestrales de lenguas anatolias e indoeuropeas.

Todos los idiomas indoeuropeos hablados (p. ej., griego, armenio y sánscrito) se remontan a los pastores esteparios de la cultura Yamnaya (o Yamna), con ascendencia de cazadores-recolectores del Cáucaso y cazadores-recolectores orientales, que iniciaron una cadena de migraciones a través de Eurasia hace unos 5.000 años. Sus expansiones hacia el sur en los Balcanes y Grecia y hacia el este, a través del Cáucaso, hacia Armenia dejaron un rastro en el ADN de la gente de la Edad del Bronce de la región.

A medida que se expandieron, los descendientes de los pastores Yamnaya se mezclaron de manera diferencial con las poblaciones locales. El surgimiento de los idiomas griego, paleo-balcánico y albanés (indoeuropeo) en el sureste de Europa, y el idioma armenio en el oeste de Asia, se formaron a partir de inmigrantes de habla indoeuropea de la estepa que interactuaban con la población local, y se puede rastrear a través de diferentes formas de evidencias genéticas. En el sureste de Europa, el impacto de la cultura Yamnaya fue profundo y la gente de ascendencia Yamnaya, prácticamente completa, llegó justo después del comienzo de su migración.

Algunos de los resultados más notables se encuentran en la región central del Arco Sur, Anatolia, donde los datos a gran escala pintan una rica imagen de cambio, y, posteriormente, la falta de cambio a lo largo del tiempo.

Los resultados revelan que, a diferencia de los Balcanes y el Cáucaso, Anatolia apenas se vio afectada por las migraciones de la cultura Yamnaya. No se puede establecer ningún vínculo con los habitantes de las estepas para los hablantes de las lenguas de Anatolia (p. ej., hitita, luvita), debido a la ausencia de ascendencia de cazadores-recolectores orientales en Anatolia, a diferencia de todas las demás regiones donde se hablaban lenguas indoeuropeas.

En contraste con la sorprendente impermeabilidad de Anatolia a las migraciones esteparias de la cultura Yamnaya, el sur del Cáucaso se vio afectado varias veces, incluso antes de las migraciones de Yamnaya.

“No esperaba descubrir que los individuos calcolíticos de Areni 1, que se recuperaron hace 15 años en una excavación que codirigí, obtendrían ascendencia del flujo de genes del norte a zonas del sur del Cáucaso más de 1000 años antes de la expansión del Yamnaya, y que esta influencia del norte desaparecería en la región antes de reaparecer un par de milenios después. Esto demuestra que hay mucho más por descubrir a través de nuevas excavaciones y trabajo de campo en las regiones orientales de Asia occidental”, dice Ron Pinhasi (izquierda).

“Anatolia fue el hogar de diversas poblaciones descendientes tanto de cazadores-recolectores locales como de poblaciones del este del Cáucaso, Mesopotamia y el Levante”, agrega Songül Alpaslan-Roodenberg. “La gente de la región del Mármara y del sureste de Anatolia, del Mar Negro y la región del Egeo tenían variaciones del mismo tipo de ascendencia”, continúa Alpaslan-Roodenberg (derecha).

Las primeras sociedades agrícolas y sus interacciones

El segundo artículo busca comprender cómo se formaron las primeras poblaciones neolíticas del mundo hace unos 12.000 años. “Los resultados genéticos respaldan un escenario de una red de contactos panregionales entre las primeras comunidades agrícolas. También brindan nueva evidencia de que la transición neolítica fue un proceso complejo que no ocurrió solo en una región central, sino en Anatolia y el Cercano Oriente”, dice Ron Pinhasi.

Proporciona los primeros datos de ADN antiguo para agricultores del Neolítico anterior a la cerámica del del norte de Mesopotamia, tanto en el este de Turquía como en el norte de Irak, una región principal sobre los orígenes de la agricultura. El estudio también presenta el primer ADN antiguo de los agricultores anteriores a la cerámica de la isla de Chipre, que fue testigo de la primera expansión marítima de los agricultores del Mediterráneo oriental. Además, exhibe nuevos datos de los primeros agricultores del Neolítico del noroeste de los montes Zagros, junto con los primeros datos del Neolítico de Armenia. Al llenar estos vacíos, los autores pudieron estudiar la historia genética de estas sociedades, para las cuales la investigación arqueológica documentó interacciones económicas y culturales complejas, pero no pudieron rastrear los sistemas de apareamiento e interacciones al no dejar rastros materiales visibles. Los resultados revelan una mezcla de fuentes pre-neolíticas relacionadas con cazadores-recolectores de Anatolia, Cáucaso y Levante. El estudio también muestra que estas primeras culturas agrícolas formaron un continuo de ascendencia que reflejaba la geografía de Asia occidental. Además, los resultados trazan al menos dos pulsos de migración desde el corazón de la Medialuna Fértil hasta los primeros agricultores de Anatolia.

Las migraciones hacia el oeste y el norte de las tierras altas de Asia occidental dividieron el idioma proto-indo-anatolio en las ramas anatoliana e indoeuropea. Los pastores yamnaya, formados en la estepa por una fusión de recién llegados y lugareños, se mezclaron nuevamente a medida que se expandían por todas partes, dividiendo la lengua proto-indoeuropea en sus lenguas hijas por toda Eurasia. Los colores del borde representan la ascendencia y las ubicaciones de cinco poblaciones de origen antes de las migraciones (flechas) y la mezcla (gráficos circulares) documentadas en los trabajos de investigación.

El período histórico

El tercer artículo muestra cómo las entidades políticas del antiguo mundo mediterráneo conservaron los contrastes de ascendencia desde la Edad del Bronce, pero estaban unidas por la migración. Los resultados revelan que la ascendencia de las personas que vivían alrededor de Roma en el período imperial era casi idéntica a la de los individuos romanos/bizantinos de Anatolia tanto en su media como en el patrón de variación, mientras que los italianos antes del período imperial tenían una distribución muy diferente. Esto indica que el Imperio Romano, tanto en su parte occidental de vida más corta como en la parte oriental de mayor duración, centrada en Anatolia, tenía una población diversa pero similar, plausiblemente extraída en gran medida de fuentes preimperiales de Anatolia.

“Estos resultados son realmente sorprendentes, ya que en un artículo de Science que codirigí en 2019, sobre la ascendencia genética de los individuos de la Antigua Roma, encontramos un patrón cosmopolita que pensamos que era exclusivo de Roma. Ahora vemos que otras regiones del Imperio Romano también eran tan cosmopolitas como la propia Roma”, dice Ron Pinhasi.

Fuente: scitechdaily.com | 28 de agosto de 2022

El ADN antiguo ilumina 15.000 años de historia en la encrucijada Europa-Asia

Foto: Crátera ‘Guerreros de Micenas’, procedente de un yacimiento arqueológico en Grecia. Está fechado alrededor del 1200 a.C. FOTO: LEEMAGE/CORBIS/GETTY IMAGES

Vista principal de la necrópolis de Karashamb de la Edad del Bronce. El estudio incluye 26 individuos de la Edad del Bronce Final y del Hierro Temprano de este yacimiento. Crédito: Pavel Avetsiyan, Varduhi

Al crecer en Grecia, Iosif Lazaridis (izquierda), compartió el aprecio de sus compatriotas por haber vivido en “la encrucijada de Europa y Asia”, en el pasado y el presente. Al este se encontraban Turquía y Armenia, puertas de entrada al Cercano Oriente y Asia. Al norte estaban los Balcanes, abriendo el camino hacia el centro de Europa.

Lazaridis se preguntó cómo se relacionaban entre sí las personas de estas regiones. ¿Quién compartió ascendencia antigua con quién? ¿Cómo es posible que esos antepasados ​​se hayan movido por esta parte del mundo y hayan tenido hijos durante milenios? ¿Qué tan profundamente conectados estaban sus descendientes modernos a pesar de las fronteras nacionales y los conflictos políticos?

Mucha gente se mudó a Grecia desde los Balcanes después del colapso de la Unión Soviética, y muchos griegos descienden de refugiados que llegaron de Turquía a principios del siglo XX, dice Lazaridis. “Seguramente estos cambios que ocurrieron mientras crecía y que escuché de los viejos fueron solo la punta del iceberg de lo que había sucedido en los siglos anteriores”.

Las preguntas bullían en el fondo de la mente de Lazaridis cuando se mudó a California para obtener un doctorado en informática y ciencias de la computación. Las preguntas le siguieron a Boston, donde se unió al laboratorio del genetista David Reich (derecha), en la Escuela de Medicina de Harvard.

Allí, él y sus colegas de todo el mundo comenzaron a descubrir respuestas a través del estudio del ADN antiguo.

Ahora, Lazaridis es coautor de un trío de artículos, publicados el 25 de agosto en la revista Science, que cuentan la historia más completa hasta el momento de la ascendencia en esta parte fundamental del mundo. Los estudios describen 15.000 años de historia genética en lo que el equipo ha denominado el Arco Sur: las tierras que se extienden desde el sureste de Europa hasta el Medio Oriente, abarcando más de una docena de países desde Rumania y Serbia, a través de Grecia, y Turquía hasta Armenia, Azerbaiyán, Irán, Líbano e Israel.

Con los genomas de más de 1.300 personas antiguas, 727 de ellos secuenciados por primera vez, el trabajo representa uno de los análisis más grandes hasta la fecha del ADN humano antiguo.

La geografía del Arco Sur tal como se describe en el nuevo trío de artículos. Los círculos y cuadrados de colores marcan los sitios donde se encontraron individuos antiguos cuyo ADN se analizó en los estudios. Los puntos amarillos indican genomas estudiados por primera vez. Imagen: Lazaridis, Alpaslan-Roodenberg, et al., Science.

“A menudo, la gente hace una distinción artificial entre Europa y Asia”, dijo Lazaridis, investigador en genética en la Harvard Medical School (HMS) en la que se desempeña como científico de planta en el laboratorio del Reich. “Para estos estudios, dijimos, tenemos un montón de gente que son vecinos; olvidémonos de las ideas preconcebidas e intentemos descubrir cómo están todos relacionados y quién se mudó a dónde a lo largo del tiempo”.